Blog

Toulouse, la ciudad de moda en Francia

Lea Buendía
Autor: Lea Buendía

La ville Rose, estudiante, moderna, bonita y trendy. Toulouse se ha convertido en la ciudad de moda en Francia. Y parece que en el destino preferido tanto para vivir, como para visitar.

Y la verdad, no me extraña lo más mínimo. Tuve el placer de vivir (y difrutar) durante un año en la ciudad, la capital de la región de Midi-Pyrinnees, y  tengo recuerdos inborrables. Hace poco, a principio de año, tuve el placer de volver, esta vez como turista privilegiada. Y afirmo con orgullo que no ha perdido ni un apice de su encanto. Podría enumerar un sinfin de motivos para ir a conocerla, pero he conseguido reducirlos a diez.

Bon appetit!

1- Rosa pasión. La ciudad hace honor a su sobrenombre ‘La Ville Rose’, sus edificios de estilo parisino, color terracota, elegantes y irregulares, bañados por el sol, dejan panoramicas difíciles de olvidar. La Basílica de Saint Serin, patrimonio de la UNESCO, y una de las más bonitas de Francia, y los numerosos jardines de la ciudad, dan el toque de color a la ‘rosada’ instantánea.

2- La buena vida. Un clima mediterráneo, soleado, apartamentos asequibles, terrazas, y un coste de vida más que asumible tanto gastronómicamente como a nivel de servicios, hacen de la ciudad un destino muy atractivo para los estudiantes, que representan un alto porcentaje de la población, pero también para parejas jóvenes, empresas en expansión, artistas y creativos. La vida en Toulouse es divertida, placentera y relajada, y eso se palpa en sus calles.

3- Una envidiable ubicación. Situada entre el mar mediterráneo, el océano Atlántico y los Pirineos, Toulouse tiene una ubicación casi de ensueño. Tan pronto puedes ir a la playa, como ir a esquiar. Además es la capital de una de las regiones más bonitas de Francia.

4- Creativa y enérgica. Cuna de artistas como Toulouse Lautrec, nativo de Albi (un pequeño pueblo próximo que merece mucho la pena visitar), era de esperar que la ciudad sintiera predilección por el arte y la creatividad. En los últimos años las galerias se han duplicado, y la ciudad vive un rejuvenecimiento de sus espacios atísticos. Hay muchos artistas emergentes que han hecho carrera en la ciudad, que guarda como tesoros edificios míticos como el icónico Château d’Eau, la institución publica dedicada al a photografia más antigua de Francia, la galeria Les Abatoirs, o el Grand Théâtre National de Toulouse.

5- El caballo ganador. La ciudad vive una época dorada, en tiempos de crisis, y eso se nota en sus calles, locales, y sobretodo en el gran número de empresas que se han trasladado allí. La pionera fue Airbus, que hoy es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, pero se ha convertido en tendencia. Tanto, que Toulouse es la ciudad francesa con mayor crecimiento del país. Ahí es nada.

6- Ecológica. Toulouse se vive a dos ruedas. La ciudad resulta ideal para ir en bicicleta incluso siendo la cuarta ciudad más extensa de Francia: sólo existe una colina, y es perfectamente asumible incluso para el ciclista menos experimentado. Los que la visitéis veréis bicicletas por todas partes. Muchas de las calles del casco antiguo están adoquinadas y son peatonales, así que es una ciudad perfectamente adaptada.

Capitole Toulouse

 

7- Deliciosa. Buen vino, buen queso, pato, y el exquisito plato local, el cassoulet. ¿Que más se puede pedir? La ciudad es conocida por su cocina tradicional y sus platos rústicos. Es fácil deleitarse con una buena raclette de queso en uno de sus muchos restaurantes dedicados a las fondues o las raclettes, y por supuesto hay que reservar un mediodía para degustar el plato típico: un cocido de alubias blancas y Saussice de Toulouse que te devuelve a la vida.

8- Respira. La ciudad rosa tiene también mucho de verde. Su jardín Japones, es visita obligada, y la ciudad está llena de parques tranquilos donde muchos ciudadanos hacen picnics o van a relajarse y leer. La ciudad tiene 4 parques regionales y uno nacional, además Toulouse queda a poco más de una hora del Parque Nacional de los Pirineos. Como decía, una ubicación privilegiada…

9- Sus habitantes. Los toulousains, y sobretodo su acento cantarín, otorgan también mucha personalidad a la ciudad. Con un dialecto muy del sur, y una interesantísima historia que les ha dejado en herencia calles y monumentos aún en occitano, una lengua que pese a las dificultades, aún se habla en a región, Tououse luce orgullosa unas potentes raíces.

10- A los pies del Garona. Toulouse vive abocada a su principal arteria, el río Garona. Todo pasa allí. La vida diurna y la noctura. Bares, restaurantes. Las mejores vistas. Los mejores monumentos. Todo rozando el Garona.  La Prairie des Filtres o la siempre abarrotada Daurade, son sin duda los m ejores lugares de la ciudad, y su cara más conocida.

Allí uno puede hacerse una idea de lo que es vivir la  vie en rose.

Lea Buendía

 

 

Sobre el autor

Lea Buendía

Lea Buendía

Dicen que tengo mucha imaginación, a veces quizá demasiada. Soy de esas que leen Las mil y una noches y ya se ve en Persia rodeada de sultanes y visires. Soy creativa, vital y muy curiosa. De ahí que amontone revistas de historia y viajes por igual y esconda en los cajones maquetas de pirámides y puzzles en 3-D de castillos del Loira. Soy también algo tímida, tremendamente organizada, y puestos a confesar, algo cagueta. Con toda probabilidad no habría podido seguir a Simbad ni en el primero de sus siete viajes, menos sin una guía y las reservas de los hoteles hechas, pero me habría encantado resolver enigmas con Howard Carter para llegar a descubrir la tumba de Tutankamón. Que se le va a hacer, soy más de magia que de acción, será el apellido…

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies