Cruceros fluviales del mundo

por Fernando Baquero

Existe el convencimiento de que la mejor forma de conocer una ciudad es pateando sus calles a ritmo de maratoniano infatigable. O que el mejor modo de integrarse en una sociedad ajena es conociendo sus gentes. E incluso hay quien se atreve a asegurar sin rubor que nadie se adentra de verdad en el corazón de una metrópoli si no bebe en sus bares. Seguramente hay tantas maneras de descubrir los secretos de las metrópolis como viajeros y como medios de transporte existe. Que si en bici, que si en coche, que si en tren, que si en transporte público…

¿Y por qué no en barco? En aquellas ciudades que tienen la suerte de convivir con ríos o canales navegables, se ha puesto de moda un método exótico, sostenible y ecológico como pocos. Se trata de los cruceros fluviales, sólo al alcance de las ciudades bañadas en agua dulce y que se mueven bajo un concepto de turismo lejos de la masificación de los megabarcos que cruzan los océanos.

Ródano

La navegación fluvial como travesía de recreo no es nueva. La mayoría de las ciudades más antiguas del mundo se construyeron junto a ríos y evolucionaron alrededor de ellos porque proporcionan agua, apoyan los procesos naturales y crean hábitats para plantas y animales. Desde sus orígenes, la humanidad ha optado por establecerse cerca del agua porque es un medio de abastecimiento para sus familias y animales, como suministro de alimentos, para el riego de cultivos y como medio de transporte en el comercio. El río se transformó en una parte importante de la infraestructura, y el suministro de agua de la ciudad desempeñó un papel importante en el transporte, la pesca y otras actividades económicas.

Sin dejar de lado su vertiente socioeconómica, la navegación fluvial ha evolucionado hasta transformarse en una de las principales demandas turísticas de este siglo. Son muchos los viajeros que cada año eligen embarcarse en un crucero fluvial apostando por una forma diferente de descubrir nuevos lugares. Un crucero fluvial permite estar en contacto directo con la naturaleza, la historia y la gente de aquellas ciudades que se visitan a lo largo del recorrido.

Los cruceros fluviales son una experiencia única. Siguiendo los cauces de los ríos se suceden impresionantes paisajes, mientras se descubre lo que se oculta más allá de las orillas. Los lugares que se visitan durante las escalas desvelan incluso algunos de los capítulos más fascinantes de su historia.

Danubio

El turismo fluvial, es un turismo verde, de aire puro, en el que se pueden hacer actividades junto al barco, como senderismo, montar a caballo, bicicleta o pesca… Pero el turismo fluvial es también cultural y educativo en el que visitar monumentos, castillos, iglesias, abadía y otras construcciones históricas.

Magellan ha seleccionado algunos de los ríos que ofrecen los cruceros más atractivos. En Centroeuropa, los cruceros fluviales más destacados son los que transcurren por el Danubio, el Rhin y Volga pero no menos llamativos son los que navegan el Sena o el Ródano, en Francia o el Duero, en su vertiente portuguesa. El Amazonas y el Misisipi son los reyes del continente americano, mientras que el Nilo se adentra en los misterios encubiertos de Egipto y el Mekong saca a la superficie el exotismo asiático.

Danubio

Atraviesa diez países y ha sido testigo de historias épicas que han dado forma a la actual Europa. El recorrido lleva a dos de las grandes ciudades imperiales, Viena y Budapest, pero también a conocer otras localidades en las que el siglo XIX dejó su impronta como Bratislava o Belgrado.

Rhin

Lleno de leyenda, el pintoresco Rhin navega por seis países. Los castillos de cuento de hadas y las imponentes fortalezas a lo largo de sus orillas evocan el espíritu de la Europa medieval. Con salida o llegada a Estrasburgo, Basilea o Ámsterdam, el Valle del Rhin ofrece un paisaje mágico de castillos, viñedos y ciudades pintorescas creadas para ser vistas desde el agua.

Rhin

Elba

Desde las tierras altas de Bohemia, el histórico Elba pasa por los imponentes paisajes de Sajonia y el esplendor barroco de los centros culturales alemanes. El segundo río más largo de Alemania recorre reservas naturales y espacios protegidos con escalas en el corazón de grandes y pequeñas ciudades.

Cruceros fluviales

Elba

Berlín, ciudad cosmopolita y cuna cultural e intelectual, atraerá a los apasionados de la historia y las evoluciones geopolíticas del siglo XX. Las ciudades hanseáticas de Magdeburgo y Hamburgo reservan un recorrido inédito en ciudades con un pasado prestigioso.

Duero

En la vertiente portuguesa del río, esperan lugares majestuosos como Vila Real y los jardines de la finca del Palacio de Mateus. El valle del Duero oculta gran cantidad de tesoros, como la ruta de los vinos de Oporto que se extiende a los largo de cientos de kilómetros hasta la frontera española. Ciudades emblemáticas como Oporto, Braga y Guimarães son escalas que ponen el broche de oro a un trayecto espectacular.

Duero

Sena

El glorioso Sena serpentea a través del elegante París hasta la histórica Normandía, pasando por pueblos bucólicos y paisajes escénicos y tierras de cultivo que inspiraron a famosos artistas impresionistas y románticos. París se muestra desde otra perspectiva, con el Museo del Louvre, la Catedral de Notre Dame y la Torre Eiffel a la vista desde el barco. La residencia en Giverny del impresionista Claude Monet y la Rouen medieval son visita obligada, al igual que las famosas abadías de Normandía.

Cruceros fluviales

Sena

Ródano

El legendario Ródano, bordeado de vestigios de un rico pasado romano, atraviesa la pintoresca Provenza y sus afamados viñedos y sus vibrantes campos de flores silvestres. Desde la antiquísima Lyon, el Ródano se abre camino hasta el corazón de Francia. A lo largo de las tranquilas vías fluviales surgen ciudades medievales y ruinas romanas hasta desembocar directamente en el Mediterráneo.

Ródano

Misisipi

La cuarta autopista fluvial más larga del mundo es literalmente un libro de historia. Este río atraviesa diez estados norteamericanos hasta desembocar en Nueva Orleans. En su curso se pasa por grandes metrópolis como Saint Louis, mecas musicales como Nashville y Memphis, y pequeños pueblos que llevan en sus genes la identidad del sur profundo del país. Los cruceros por el río Misisipi navegan por la sombra que ofrecen los robles centenarios a lo largo de sus orillas, elegantes plantaciones anteriores a la guerra y monumentos conmemorativos de la Guerra Civil. 

Cruceros fluviales

Misisipi

El alto Misisipi revela la inspiración tras los famosos clásicos literarios de Mark Twain. Los personajes de sus mundialmente conocidas obras, Tom Sawyer y Las Aventuras de Huckleberry Finn, cobran vida durante un recorrido por los escenarios reales donde se desarrollan las historias.

Amazonas

Un crucero por el río Amazonas es posiblemente la expedición por la naturaleza más gratificante del mundo. Al viajar a la selva tropical más grande de la Tierra, el explorador ingresa en la cuna de la Vida de la Madre Naturaleza, que cubre aproximadamente el 40% de América del Sur en nueve países. Esta gran vía fluvial se origina en las estribaciones de las montañas de los Andes, en Perú y fluye hacia el este en un curso de 6.500 kilómetros hacia el océano Atlántico.

Amazonas

La selva amazónica alberga la colección más grande y diversa de vida animal y vegetal del mundo. Es el hábitat de más de un tercio de todas las especies animales registradas en el mundo, incluido el 20% de todas las especies de aves. Se sabe que dentro de esta cuna gigante existen al menos 40.000 especies de plantas, 427 mamíferos, 1.300 aves, 378 reptiles, más de 400 anfibios y alrededor de 3.000 peces de agua dulce.

Nilo

Este mítico río perfila la línea de tiempo de la civilización egipcia desde Luxor a Asuán. Mientras cruza paisajes desérticos, tierras de cultivo fértiles, pueblos coloridos y sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO que preservan la antigua gloria de los templos, palacios y tumbas más grandes de Egipto. El trayecto muestra las imponentes ruinas del Templo de Karnak, el complejo religioso antiguo más grande del mundo, el Valle de los Reyes, antiguo cementerio de la realeza egipcia y el fascinante Templo de Luxor.

Nilo

Este cautivador itinerario comienza y termina en El Cairo, donde espera el famoso Museo Egipcio, con los tesoros de la tumba del rey Tutankamón, las pirámides de Kefrén, Keops y Micerinos, escoltadas por la enigmática Esfinge de Giza.

Mekong

El río Mekong es uno de los sistemas fluviales más grandes del mundo, fluye más de 5.000 kilómetros a través China, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam. Un crucero por el Mekong revela un continente de contrastes, mientras la vasta vía fluvial serpentea a través de ciudades prósperas y comunidades rurales revelando otra forma de vida.

Mekong

En Camboya, el río Mekong es la puerta de entrada perfecta para explorar la región de Angkor Wat, Patrimonio Mundial de la UNESCO que alberga las magníficas ruinas del templo jemer de Angkor. Construido en la jungla de Siem Reap y, a menudo, conocido como la octava maravilla del mundo, Angkor Wat cuenta con una amplia gama de estructuras de piedra ornamentadas del siglo XII y es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Asia.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies