Blog

La fascinación inexplicable por los imanes de nevera

imanes de nevera
Olivia Oporto

Hubo un tiempo en el que la gente viajaba y se empecinaba en dedicar horas y horas del valioso e irrepetible viaje a comprar “souvenirs” para todos los miembros de la familia y amigos. Mi rebeldía juvenil decidió de manera inmediata que aquello no era para mí, y desde mis primeros viajes me convencí de que aquel ritual no formaría parte de mis aventuras por el mundo.
Pero llegó un día en el que se inventaron los imanes de nevera y en ese momento se fueron al traste todos mis buenos propósitos de no comprar regalitos, y es que es imposible resistirse a la tentación de un gadget pequeño que cabe en cualquier sitio, y que adorna algo tan feo y anónimo como la puerta de una nevera.

La gran presión de las compañías “low cost” para que los equipajes de mano sean cada día más pequeños, (antes o después podremos viajar solo con una riñonera en la que embutiremos nuestra ropa para cuatro días), ha hecho mucho por la industria del imán-souvenir. ¿Quién es el guapo que se atreve a comprar un maravilloso libro de la Taschen con increíbles fotografías de los paisajes toscanos, sabiendo que va a pagar más de lo que cuesta el libro por embarcar la maleta? Y qué decir de los vinos, aceites, dulces, y todos aquellos regalos que se quedan en tierra…En estos tiempos de hoy solo sobrevive la ensaimada mallorquina, y eso sí comprándola en una de las tiendas del aeropuerto!

Lo de los imanes en mi familia empezó como un ritual simpático, una manera de decirnos que nos pensábamos los unos a los otros, sin que ello incidiera mucho en el peso de la maleta y en el presupuesto del viaje. La verdad es que los primeros imanes eran incluso de diseño, bonitos y variados, y daba gusto verlos en la nevera. Uno se acercaba, sacaba la botella del agua, y repasaba con la mirada esos lugares cercanos o lejanos que ahora estaban enganchados con más o menos fuerza a la puerta del frigorífico.

madridPero un día todo cambio y uno de nosotros (en honor a la verdad no acierto a recordar quien fue) trajo de uno de sus viajes uno de esos imanes que eran todo un atentado al buen gusto, tan horrible que era imposible no reír ante su visión. Y así de esta manera empezó una de las tradiciones más arraigadas en mi casa, siempre que viajamos nos esforzamos en competir para saber quién es capaz de comprar el imán más horrible de todos. La verdad es que con la oferta global a este nivel se trata de una tarea bastante sencilla ya que hay ejemplares que son espeluznantes.

De hecho uno de los mejores momentos de esta tradición es viajar con alguien que no conoce tus intenciones y cuando ante la visión de un imán le preguntas: “¿Qué te parece éste?” si te contestan “es horroroso!!!!” sabes que tienes el imán que buscabas.

Ahora ya sabemos que cada vez que uno de nosotros emprende un viaje, habrá un momento al regreso en el que todos juntos celebraremos el reencuentro y abriremos con impaciencia ese paquete pequeño y envuelto con desgana que contiene el imán más feo del mundo.

Sobre el autor

Olivia Oporto

Olivia Oporto

Me encanta viajar, siempre me ha gustado. Los viajes me han regalado momentos inolvidables, grandes amistades, grandes amores, recuerdos imborrables, sensaciones y emociones que me acompañarán siempre y que me han dado una perspectiva de la vida completamente diferente. He aprendido mucho de personas a las que nunca hubiera conocido y que con su presencia han marcado mi vida para siempre. Gran parte de esas personas encontradas en tres años de vida y viajes por Italia. Tengo muchos viajes soñados, destinos a los que espero volar algún día, pero el lugar al que me gustaría volver una y mil veces es al oeste de Canadá, donde hace muchos, muchos años deje una parte de mi corazón entre sus lagos infinitos y sus majestuosas montañas, y donde espero regresar algún día… quien sabe si para siempre.

1 comentario

  • Que razón tienes Olivia!! Todo un clásico y me encanta la forma en la que habèis
    “reinventado” en tu familia esta tradición. Genial leerte de nuevo!!!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies