Blog

“Erase una vez…”

En esta ocasión no me he ido tan lejos, he decidido contaros parte de ‘mi cuento de hadas’ y digo parte porque me centraré solo en la insólita y sorprendente Alemania.

Durante unas vacaciones decidimos alquilar un coche y marchar a Republica Checa, cuando fuimos a recogerlo nos preguntaron hacia donde nos dirigíamos y fue aquí donde surgió el primer problema; nos comentaron que el seguro del coche no cubría un país que no perteneciera a la Unión Europea (entonces Chequia no formaba parte de ella), una vez más como en tantos viajes realizados a lo largo de mi vida tuvimos que improvisar y cambiar el destino y fue aquí donde decidimos llevar a cabo La Ruta de los Cuentos de Hadas.

Por aquel entonces vivía en Holanda, concretamente en Nijmegen, ciudad que está perfectamente conectada con el país germano, nación que tengo que reconocer me dejo completamente fascinada.

Esta ruta comenzaba en Frankfurt y acababa en Bremen, unos 600km aproximadamente de recorrido donde se hacen presente los más bellos paisajes que podáis imaginar; debido a nuestra situación geográfica decidimos obviar esta primera ciudad y comenzar desde Kassel. El viaje consistía en ir parando en todos aquellos lugares donde habían vivido los Hermanos Grimm y donde a la vez se habían inspirado para escribir sus diferentes cuentos: desde Caperucita Roja, pasando por La Bella Durmiente, El Flautista de Hamelín y así muchas más localizaciones.

La ciudad de Kassel, fue donde los hermanos ejercieron como profesores en la Universidad y donde vivieron durante treinta años. En ese tiempo reunieron y documentaron más de 200 cuentos y leyendas. Estos documentos originales se conservan hoy día en el museo Grimm y han sido declarados ‘Patrimonio escrito de la Humanidad’ por la UNESCO. Kassel está considerada ‘La Capital’ debido que es aquí donde se concentran varias de las más famosas narraciones.

He de reconocer que desde que comenzamos la ruta todo fue embriagador, siempre había tenido el concepto de una Alemania fría, gris, industrial, moderna, de enormes edificios… con ello no quiero decir que las grandes ciudades no puedan tener algunas de estas características, pero sin duda esta ruta fue increíblemente mágica.

Como os comentaba al principio llegabas a ser tú la protagonista de tu propio cuento: cada castillo, cada bosque, cada casa eran de ensueños… era revivir esos relatos que siempre te han leído tus padres cuando te ibas a la cama. Había momentos que pensabas que ese príncipe soñado aparecería a caballo en cualquier instante.

Subiendo hacia el norte nos paramos en Hofgeismar, lugar donde está situado el Castillo de Sababurg, vinculado estrechamente al castillo de La Bella Durmiente. Para llegar a Hamelin pasamos por Trendelburg, donde se inspiraron en la historia de Rapunzel,  y Polle… hogar de La Cenicienta.

Castillo de la Bella Durmiente

Por fin llegamos a Hamelín, ciudad que me pareció absolutamente divertida. Es un lugar que destaca por ser donde se desarrollan los hechos ficticios de El Flautista de Hamelín. Puedes encontrar a lo largo de la ciudad pequeñas ratas pintadas en el suelo de las principales calles, las cuales te llevarán hacia los lugares más representativos.

HAMELIN- RUTA GRIMM_11

Después de varios días viviendo en un precioso cuento acabamos el recorrido de la ruta en la ciudad de Bremen, esta ciudad da nombre a los famosos Músicos de Bremen, un burro, un perro, un gato y un gallo que se han convertido en el icono de la ciudad. La escultura que homenajea a éstos célebres músicos cuenta con una tradición, y es que si se tocan las patas del burro y se pide un deseo éste puede hacerse realidad.

Entre otras cosas en la ciudad de Bremen puedes visitar tanto La Estatua de Rolando, localizada en la Plaza del Mercado (Marktplatz), como el Ayuntamiento, el cual se sitúa justo en frente de la misma. En el año 2004 ambos fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En fin, con esto termino de contaros mi ruta de Los Cuentos de Hadas. No sin invadirme una fuerte nostalgia al recordar este mágico viaje. No sé vosotros, pero por unos instantes he vuelto a reencontrarme con mi niño interior disfrutando de esas aventuras e historias maravillosas.

Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Buenas noches a tod@s…

Sobre el autor

Valentina Ducati

Valentina Ducati

La primera vez que cogí un avión fue con 18 años, destino Londres, fue ahí cuando me di cuenta de que acababa de descubrir lo que se convertiría a día de hoy en una de las grandes pasiones de mi vida: Viajar.
Amante incondicional del deporte, de la lectura, de la fotografía, de las risas y por supuesto de un buen vino en buena compañía.
Me considero una persona sencilla, afortunada en la vida, extrovertida y de entrega pasional en todo lo que hago. Me encanta tener nuevos retos y rodearme de personas que me enriquezcan en todos los sentidos. Si me preguntáis por el mejor escenario de mis viajes os diría que cualquiera en el que he podido disfrutar de una puesta de sol mirando al mar.

4 Comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies