Blog

Viajar antes de la globalización

quinta avenida
Olivia Oporto

Aunque hoy nos parezca mentira hubo un tiempo en el que las avenidas de las grandes ciudades no compartían tiendas y era impensable encontrarse un “Zara” junto a Piazza Colonna o en pleno Manhattan. Hubo un tiempo en el que tu viajabas a Paris y “flipabas” con tiendas de ropa que no se parecían en nada a las que teníamos en Barcelona o recorrías Berlín y no te topabas con las mismas tiendas con las que años después habrías convivido en tu ciudad. Así era el turismo antes de la globalización. Llegabas a una ciudad y caminarla era recorrer un mundo desconocido para ti en todos los aspectos, no solo por sus museos, barrios, iglesias o propuestas gastronómicas, sino también por sus tiendas y comercios, que es en definitiva una buena manera de conocer las ciudades. Yo personalmente me alegré mucho el día que descubrí en las páginas de mi periódico favorito, que comparto la afición de recorrer los supermercados de las grandes ciudades con uno de mis escritores preferidos.

La primera vez que fui a Nueva York , y de eso hace ya algunas décadas, recuerdo como me impactó entrar a uno de esos supermercados abiertos 24 horas cuando en mi Barcelona natal no había ni por asomo algo similar en aquellos años. Me quede realmente asombrada ante la infinita cantidad de productos de todo tipo distribuidos en aquellas larguísimas hileras de estanterías que te podían ofrecer decenas de tipos de patatas fritas en una exhibición de colores y estrategias de marketing para que entraras sin voluntad de comprar absolutamente nada y salieras con varias latas de refrescos, unas patatas horrendas con sabor a cebolla, jamón y pimienta, y varios paquetes de galletas de chocolate de todos los tipos que sabías que en la vida encontrarías en Barcelona (o eso pensaba yo).

Acercarme a un supermercado es una buena manera de descubrir algo más del lugar que estas visitando, observar los hábitos de compra de los nativos del lugar, ver como llenan sus carros, y analizar un poco el comportamiento de la gente con los que durante algún tiempo vas a compartir rutinas.

Pero todo eso era antes, cuando cada ciudad tenía una propia identidad, cuando aún no se había producido lo que un economista denominó en su día la “McDonalización” de la sociedad, y cuando el factor sorpresa a este nivel era un componente importante de nuestro momento de callejeo por una nueva ciudad. Si bien admito mi pasión por muchas de nuestras grandes marcas, no es menos verdad que una punta de nostalgia se apodera de mi cuando paseando por Roma veo que mi amada “Rinascente” se ha reconvertido en un gigantesco “Zara”, y que confirmando y rubricando que el fabuloso catálogo del Sr. Ortega es el responsable del 90% de mi fondo de armario, no es menos cierto que esta progresión hacia la unificación global está quitando bastante “poesía” a nuestro planeta.

Sobre el autor

Olivia Oporto

Olivia Oporto

Me encanta viajar, siempre me ha gustado. Los viajes me han regalado momentos inolvidables, grandes amistades, grandes amores, recuerdos imborrables, sensaciones y emociones que me acompañarán siempre y que me han dado una perspectiva de la vida completamente diferente. He aprendido mucho de personas a las que nunca hubiera conocido y que con su presencia han marcado mi vida para siempre. Gran parte de esas personas encontradas en tres años de vida y viajes por Italia. Tengo muchos viajes soñados, destinos a los que espero volar algún día, pero el lugar al que me gustaría volver una y mil veces es al oeste de Canadá, donde hace muchos, muchos años deje una parte de mi corazón entre sus lagos infinitos y sus majestuosas montañas, y donde espero regresar algún día… quien sabe si para siempre.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies