Blog

Viajar a tu lado: 25 euros más!!!

Olivia Oporto

Leo estupefacta que una famosa aerolínea irlandesa de vuelos low cost “castiga” a los viajeros que no pagan plus de asiento a viajar separados. ¿Perdón?. Si no me equivoco, creo que desde que el mundo es mundo y se viaja en cualquier medio de transporte está bastante claro que una de las mejores partes del viaje es precisamente disfrutar del trayecto junto a tu acompañante/s, para empezar la diversión del viaje en ese preciso instante en el que avión alza el vuelo, el tren empieza a deslizarse veloz sobre los raíles, el barco zarpa ruidoso, el autobús se aleja de la estación, etc. etc. etc.

De hecho las vacaciones empiezan en ese preciso instante: repasar las guías, hacer planes, mirar las fotos de todos los sitios que nos hemos prometido visitar, echar una cabezadita sobre el hombro del otro, disfrutar de un episodio de “Scandal” en la tablet, o simplemente contemplar el paisaje en el más absoluto de los silencios. El viaje también es eso, y es evidente que nada sería lo mismo sin un buen inicio. Lo mismo pasa al regreso cuando exhaustos de tantas emociones, experiencias, anécdotas y vivencias no paramos de hablar para recordar lo bueno que llevamos de vuelta, cuando reímos a carcajadas, cuando pensamos con nostalgia en todo lo bueno que dejamos atrás, y cuando nos damos cuenta de que un trocito de corazón se nos ha quedado en aquel lugar que no habíamos visto antes y que ya forma parte del mapamundi de nuestras emociones viajeras.

No concibo un viaje sin mi compañero de aventuras al lado, de hecho si en alguna ocasión por circunstancias de la compañía aérea me he visto forzada a cambiar de asiento he desplegado todo mi “savoir-faire” para levantar a alguien del suyo. Nunca olvidaré al amable señor japonés al que sin ningún miramiento casi cogí en volandas de su asiento en un vuelo Seattle – Las Vegas y lo convencí de que mi asiento en medio de la fila de la fila 3 era infinitamente mejor que aquel asiento de ventanilla tan incomodo que le había tocado…

Aterrizar en las Vegas de noche, en medio de aquella explanada infinita y árida del desierto del Mojave, enloqueciendo por el circo de luces que regala la ciudad del juego, la locura y el desenfreno, hubiera sido mucho menos inolvidable de no haber compartido el momento con mi añorado compañero de aventuras.

Querido señor O’Leary que ahora vd. nos haga pagar más por saborear una de las mejores partes de un viaje no tiene perdón.

Sobre el autor

Olivia Oporto

Olivia Oporto

Me encanta viajar, siempre me ha gustado. Los viajes me han regalado momentos inolvidables, grandes amistades, grandes amores, recuerdos imborrables, sensaciones y emociones que me acompañarán siempre y que me han dado una perspectiva de la vida completamente diferente. He aprendido mucho de personas a las que nunca hubiera conocido y que con su presencia han marcado mi vida para siempre. Gran parte de esas personas encontradas en tres años de vida y viajes por Italia. Tengo muchos viajes soñados, destinos a los que espero volar algún día, pero el lugar al que me gustaría volver una y mil veces es al oeste de Canadá, donde hace muchos, muchos años deje una parte de mi corazón entre sus lagos infinitos y sus majestuosas montañas, y donde espero regresar algún día… quien sabe si para siempre.

1 comentario

  • Increible…no podría estar más de acuerdo Olivia. Es inaudito y no hay ningún motivo coherente que argumente el tener que pagar por algo que siempre ha tenido toda la lógica. Ciertamente vergonzoso.
    Gracias como siempre por un gran artículo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies