Blog

If you passed away tomorrow…?

¿Cuántas veces nos hemos hecho esta pregunta? Yo sinceramente pocas, no por alguna razón en concreto, sino porque siempre tengo la cabeza llena de mil proyectos, por lo que no cabe opción alguna de pensar que mañana no pueda seguir realizando mis sueños.

Pero, si me hacéis esa pregunta, os diré que, precisamente durante mi último viaje, estando en Panamá, hubo un momento donde conversando con mi compañera de hazañas, comentamos esta posibilidad, ‘¿y si mañana la música dejara de sonar…?’, os puedo asegurar que hacia tiempo que no tenía un sentimiento tan puro como el que tuve en ese momento y era de… “he hecho lo que he querido, con quien he querido y cuando he querido”.

En ese mismo instante, me sentí no solo pletórica, sino la persona más afortunada del mundo, pensé, pocas personas tienen la suerte de poder decir esto y consecuentemente ser consciente de que todo aquello que he podido vivir, no solo me ha enriquecido mental y emocionalmente, sino que me ha ayudado a crecer.

Cada rincón visitado, cada alimento saboreado, cada conversación mantenida, cada atardecer disfrutado, cada olor percibido, cada cultura vivida, etc…me han hecho ser quien soy a día de hoy, una persona sociable, empática, valiente, independiente, respetuosa, generosa, imaginativa, feliz, agradecida, risueña, etc… pero sobre todo… LIBRE, libre de prejuicios, libre de sentimientos, en resumen, como diría mi amigo Kusama, libre como el Arte…

Gracias a mi gran “adicción” a viajar por el mundo, he podido desarrollar todo esto que os detallo, son muchas las sensaciones que recorren tu cuerpo, no solo cuando decides llevar a cabo uno de los destinos, sino también cuando vuelves del mismo y reflexionas sobre todo aquello en lo que has sido partícipe.

Los viajes están llenos de emociones, a veces puedes llegar a experimentar sentimientos contradictorios, nostalgia- alegría, no quieres dejar de vivir tu propia película donde estás aprendiendo a amar, a disfrutar, a sentir sin complejos, a escuchar, a comprender, a escribir, a observar, etc…sobre todo porque, durante todo ese tiempo en el que estás rodeado de tanta belleza, llegas a ser consciente que has conseguido sacar tu mejor “Versión” y creerme cuando os digo que esa sensación no tiene precio…

Por ello queridos amigos !viajar!, !viajar todo lo que podáis!, !como si no hubiera un mañana!, experimentar todo lo que esté en vuestras manos y ser felices, no tengáis miedo a lo desconocido, porque como dijo en su dia el Gran Charles Chaplin  “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida…antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos”.

Sobre el autor

Valentina Ducati

Valentina Ducati

La primera vez que cogí un avión fue con 18 años, destino Londres, fue ahí cuando me di cuenta de que acababa de descubrir lo que se convertiría a día de hoy en una de las grandes pasiones de mi vida: Viajar.
Amante incondicional del deporte, de la lectura, de la fotografía, de las risas y por supuesto de un buen vino en buena compañía.
Me considero una persona sencilla, afortunada en la vida, extrovertida y de entrega pasional en todo lo que hago. Me encanta tener nuevos retos y rodearme de personas que me enriquezcan en todos los sentidos. Si me preguntáis por el mejor escenario de mis viajes os diría que cualquiera en el que he podido disfrutar de una puesta de sol mirando al mar.

3 Comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies