Blog

Con “mochila” y ¡a lo loco!

viajar con mochila

Pues sí, así son nuestros viajes, como una película de genero cómico, pero en vez de blanco y negro de color, mucho color.

Hace un par de años conocimos a 3 madrileños en Filipinas y la verdad que fueron todo un descubrimiento no solo por los buenos ratos que pasamos sino por lo que aprendimos, no sé si habéis tenido alguna vez la oportunidad de viajar con una “Samsonite” a Asia.

Seguro que la pregunta os sorprende ya que no veréis que hay de malo ir con una maleta “dura” a un país asiático, pues nada la verdad, siempre y cuando vayas a Hoteles de 5* o a algún maravilloso resort, y con la expresa condición de que jamás os moveréis de ahí durante toda la estancia.

En cambio, si viajáis como nosotras, que nos movemos cada 2-3 días de lugar… el tema ya se complica, de hecho, os recomiendo encarecidamente que os llevéis una mochila cómoda en la cual podáis empaquetar y desempaquetar con toda la comodidad y velocidad posible.

Retomando a nuestros intrépidos amigos de la capital, después de varios días moviéndose con sus maletas por aquel asfalto, por llamarlo de alguna manera, uno de ellos acabo ¡sin ruedas!, era de prever ya que aquellas carreteras, os aseguro que no están preparadas para tanto “glamour”.

Por otro lado, y sin lugar a duda, cuando viajo por ciudades europeas o al mismo EEUU soy de facturar maleta con ruedas ya que suelo quedarme en un mismo destino toda la estancia prevista, por lo que es más cómodo y sobre todo para el tema de compras, ya que suelo ir con la susodicha medio vacía para volver cual Papa Noel con los regalos oportunos.

Sinceramente, he de confesaros que yo soy más de mochila, de hecho, os desvelaré que en mi día a día parezco Dora la Exploradora, voy con una mochila colgada a la espalda “a tot arreu” (a todas partes), bien sea porque vengo de hacer deporte, porque llevo la compra o por el típico “por si acaso”, soy muy mochilera y desde aquí os afirmo que seria la perfecta embajadora para cualquier marca que se dedique a este sector.

Debemos pensar también que cuanto menos capacidad tenga la mochila menos cosas llevaremos, sobre todo en viajes largos donde lo único que te llevas es ropa “base” (un par de pantalones, 4 camisetas, 2 bikinis, 2 zapatos, calcetines y ropa interior), para poderla combinar y a medida que el viaje va avanzando ir utilizando las extraordinarias lavanderías de los diferentes lugares donde os encontréis e ir haciendo la colada en ellas, es un “must” para nosotras, como nos gusta ir dejando esos kgs de ropa por 5-10€ y recogerla con ese olor tan característico del sud este asiático.

En fin, al final sea con maleta de rueda, de tela, o de charol, lo importante como siempre es seguir viajando y seguir disfrutando de los pequeños rinconcitos desconocidos de este nuestro mundo, y como decía un gran hombre:
«Una vez que te pica el bicho de los viajes no hay antídoto conocido, y sé que estaría felizmente infectado hasta el final de mis días» (Michael Palin)

Sobre el autor

Valentina Ducati

Valentina Ducati

La primera vez que cogí un avión fue con 18 años, destino Londres, fue ahí cuando me di cuenta de que acababa de descubrir lo que se convertiría a día de hoy en una de las grandes pasiones de mi vida: Viajar.
Amante incondicional del deporte, de la lectura, de la fotografía, de las risas y por supuesto de un buen vino en buena compañía.
Me considero una persona sencilla, afortunada en la vida, extrovertida y de entrega pasional en todo lo que hago. Me encanta tener nuevos retos y rodearme de personas que me enriquezcan en todos los sentidos. Si me preguntáis por el mejor escenario de mis viajes os diría que cualquiera en el que he podido disfrutar de una puesta de sol mirando al mar.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies