Ya toca ir haciendo la maleta para mi nuevo destino, y creo que no hay mejor post para la ocasión que explicaros mi proceso de cómo llevo a cabo los preparativos de mis viajes.

Antes de nada, debéis saber que lo primero que exponemos sobre la mesa es una selección de países que nos interesa visitar, donde plantearemos las ventajas y las desventajas de cada uno de ellos, de esta manera vamos descartando y finalmente nos quedaremos con “el elegido”, principalmente lo que prevalece, a día de hoy, son dos cosas muy importantes:

1. El presupuesto que tenemos en ese momento.
2. Que tenga una buena combinación de montaña y playa, de esta manera ambas podremos disfrutar de deporte y relax al mismo tiempo.

Así que este año el ganador ha sido Vietnam, seguramente os dará la impresión de que todo el mundo visita estas tierras, suele pasar, cuando me fui a Filipinas, New York, Toscana, etc… también escuche a más de un@ decirme “¿qué, está de moda? Todos vais allí”, pero bueno en realidad no es así. En mi caso, he de confesar que este destino lo tenía en mente desde hace años, es más, siempre pensé que sería el primer país asiático que visitaría, pero finalmente fue Indonesia, por lo que después de 8 años cambiándolo por otros lugares, podré cumplir mi sueño.

Después de esta introducción, volvemos a lo que nos per toca que es la preparación del viaje, una vez decidido donde iremos y comprado el billete, por cierto, siempre con mi agencia de confianza “Viajes el Globo Azul” Fuengirola, Málaga; compro “mi biblia”Lonely Planet, la cual me acompañará en el antes, durante y después del viaje.

Como base utilizo la guía, pero lo primero que miro sin duda es si Magellan ya ha publicado algún artículo del lugar en referencia y en caso contrario, hago una investigación en diferentes blogs como pueden ser “los viajeros, traveler, el blog de Claudiamary, viajeros callejeros, etc…”

A la vez que voy leyendo, voy tomando notas, como si estuviera en la Universidad, con mis fluorescentes, post-its, separadores, lápices de colores, etc…de esta manera tendremos claro lo rincones que sin duda visitaremos y los que eliminamos de la lista por falta de interés o de tiempo.

Siempre intentamos huir de lo turístico, aunque a veces es imposible, lo que realmente buscamos de cada país es la esencia más pura del mismo e intentar integrarnos lo máximo que esté en nuestras manos, no solo a nivel cultural sino también gastronómico, religioso, tradicional, etc…

Una vez que tengo el recorrido casi definido, se lo expongo a mi “partner in crime” y retocamos todo aquello que necesitemos revisar, de esta manera ya llevamos una base. Tened en cuenta que al final, nunca harás lo que tenías planeado, quiero decir, hay veces que el lugar donde pensábamos estar un par de días nos encandila de tal manera o conocemos a gente tan autentica que decidimos alargar nuestra estancia, o por el contrario, acortamos en aquellos lugares que no han cumplido las expectativas que teníamos.

Si hablamos sobre los hoteles, os confesaré que no los solemos reservar desde España, tan solo nos aseguramos la primera noche que llegamos, después vamos viendo según vayan surgiendo los planes.

Nuestros cometidos están bastante definidos, yo me encargo del recorrido, del “budget” (presupuesto) diario y de controlar lo que debemos regatear en cada momento, ella en cambio, de discutir los precios, orientarnos, sí sí, aquí donde me veis soy nula… y de buscar tanto los medios de transportes con los que nos moveremos como el hotel donde pernoctaremos diariamente. Así formamos este “dream team” 🙂

Aparte de esto, no podemos olvidar la gran pregunta de todo viajero, ¿Qué llevo en la mochila?, teniendo en cuenta que nuestros viajes no suelen durar menos de 3 semanas intentamos ser lo más practicas posibles, esto se consigue llevando poca ropa y llevándola a las lavanderías de los lugares que visitamos ya que suelen ser bastante económicas.

Solemos llevar 2 macutos, uno pequeño de mano, donde en mi caso, se compone de: la guía, sin duda el avión es el lugar perfecto para seguir leyéndola, la cámara de foto, los diferentes cargadores, teléfono, documentación necesaria, las llaves de casa…, ésta no es ninguna tontería… inciso para contar la anécdota Dubai-Barcelona.

Casi perdemos la conexión volviendo de Filipinas y no sabían si les darían tiempo facturarnos las maletas, por lo que pensamos, “no pasa nada si no llegan, solo quiero llegar a casa”, una vez despegamos, nos preguntamos donde teníamos las llaves de casa, ambas nos miramos y empezamos a reír sin parar, ¡ok en las mochilas que no sabemos si están facturadas!

Así que decidimos dormir durante el vuelo y ya veríamos a la llegada si tendríamos que preocuparnos en reservar un hotel, ya que a ninguna se le había ocurrido dejar una copia de la misma a algún conocido…así somos nosotras, nos encanta vivir al límite hasta el último momento. Tranquilos, llegaron las mochilas…y ¡las llaves!

Volvemos a nuestras maletas; considerando la combinación de lugares, siempre unos pantalones largos que se puedan acortar cuando haga más calor, y quizás un par de ellos más cómodos, 4 camisetas cortas y alguna larga, una sudadera para evitar morir de frio en el avión, 4 pares de calcetines, algún que otro bikini, y en mi caso mis gafas de nadar, no puedo dejar pasar la oportunidad de deslizarme por aquellas maravillosas aguas cristalinas.

Por supuesto, no podemos olvidar nuestros productos tanto de cabello como de cara, lo bueno es que este peso lo vas bajando conforme pasan los días, obviamente un “must” el botiquín de primeros auxilios, creedme cuando os digo que ni en Urgencias tiene uno tan completo como el nuestro, y lo más importante, si no queréis pareceros a esos “guiris” que se pasean por nuestras ciudades, ¡anti mosquitos y crema protectora!, insisto, llevároslas. Respecto a los zapatos, suelen ser 2 pares, unos para la playa y otras para recorrer las ciudades y montañas.

¡Pues esto ha sido todo amigos!, seguramente muchos de vosotros llevareis más y otros menos en esta mochila, pero todo lo nombrado es lo que nos sirve a nosotras para poder movernos por los diferentes destinos.

Lo que si os recomiendo encarecidamente es, que no lo dejéis para el último momento, u os pasará como a una servidora preparada para Panamá el año pasado, os haréis una maleta “non sense” (sin sentido), este es el motivo por el que no existe ninguna foto de cuerpo entero, tan solo de ¡cintura para arriba!

En fin, espero que estos “tips” os ayuden, pero reconozco que sin duda prefiero “Viajar con la maleta medio vacía para llenarla por el camino…” y no me refiero con souvenirs…

Ready to Go!
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR