Patagonia

Al menos una vez en la vida

Javier Perez
Autor: Javier Perez
De Córdoba a la provincia de Río Negro. Recorremos los impresionantes paisajes de la Patagonia argentina
A rgentina, ubicado en el extremo sur del continente americano es el segundo país en extensión de territorio de América del Sur. He aquí, que muchas veces hemos oído de la voz de un europeo: “para recorrer de un lado a otro la Argentina hay que trasladarse muchos kilómetros”. Esto es muy cierto y como corolario muy rico a la vez, ya que, cada región que se visita nos permite encontrar diferentes idiosincrasias, culturas, geografías, climas y formas de ver el mundo.
Argentina, exceptuando la provincia de Buenos Aires, se divide en cuatro regiones bien diferenciadas: Región Norte Grande Argentino, Región Centro, Región del Nuevo Cuyo, Región Patagónica.
Como ciudadano nativo de Argentina, tuve la posibilidad de recorrer muchos kilómetros de mi país y muchas de estas regiones, todas imperdibles. En mi último viaje a la Patagonia Argentina, me pude dar cuenta que cada milla avanzada, es una aventura nueva por descubrir.
El viaje comenzó en coche en la provincia de Córdoba, en el centro del país, y la idea era avanzar hasta la ciudad de Esquel, al Sur, en la provincia de Chubut, a 2100 km de distancia (ida) y aquí terminar este “roadtrip”. Finalmente el recorrido terminó en el extremo Este del país, en la localidad costera de Las Grutas, en la provincia de Río Negro. En consideración, agregué aproximadamente unos 1.200 kilómetros más –me gusta mucho conducir–.
Voy a enfocarme en contar mi experiencia en los cinco Parques Nacionales de la Patagonia que tuve el lujo de recorrer.

Parque Nacional Lanin Junin de los Andes

PARQUE NACIONAL LANÍN
A unos dos kilómetros del centro de la ciudad de Junín de los Andes, encontré el acceso que me llevará a uno de los lugares más imponentes e increíbles de este viaje. Por ser la primera parada me pude haber sorprendido, pero en mi ranking éste se ubica en primera posición. La ruta que conecta es de ripio y en alguno de sus tramos tiene mejoras de asfalto. Hice 30 kilómetros hasta el puesto de ingreso de guardaparques donde tuve que registrarme y decir al personal que iba a acampar esa noche allí. Recorrí otros 35 kilómetros de camino de montaña en buenas condiciones hasta llegar al Lago Huechulafquen. Merecen la pena. Las 750 hectáreas de Parque están protegidas. El escenario es de bosque patagónico andino, la especie endémica es el Pehuén, está prohibida su tala, y también se encuentra vegetación tales como Lengas y Cohiues. Esto se repetirá a lo largo de la ruta 40, ya que siempre bordearé la Cordillera de los Andes.
Pequeñas vertientes, y diversos tipos de aves, se pueden observar en el recorrido. Al llegar al ingreso a Puerto Canoa, tuve que dejar el coche y continuar a pie unos cinco minutos. Allí embarcan los viajeros en catamaranes y lanchas que permiten recorrer las aguas del extenso Lago Huechulafquen, que como dato adicional tiene una profundidad máxima de 240 metros. Las aguas profundas son azul intensas y las montañas reflejan sus siluetas, por lo que permite fijar en nuestras retinas, imágenes de ensueño y nunca más olvidar. Las costas son de arena color grisáceas y si se quiere ingresar al lago recomiendo ponerse calzado, ya que hay piedras en el fondo.
Desde el pequeño sendero, y desde el mismo Puerto, se puede ver el imponente Volcán Lanín de nieves eternas. Majestuoso, provoca respeto y admiración. Pobladores originarios viven en pequeñas casas de montañas, hacedores del respeto por la tierra y la naturaleza.
Acampar dentro del Parque es muy económico, hay muchos campings libres (donde no se paga) u organizados (con servicios de sanitarios, proveeduría, asador). Puedo asegurar que el cielo por la noche se te cae encima. Para los amantes de la fotografía como yo, jugar con las largas exposiciones en tomas nocturnas o despertarme temprano para hacer la mejor foto del amanecer es una de las cosas que repetiría una y otra vez en lo que me queda de vida.

Lago Nahuel Huapi

PARQUE NACIONAL NAHUEL HUAPI
Ya inmerso de lleno en la ruta 40, y siguiendo mi recorrido por los Siete Lagos Argentinos, no dejo de sorprenderme en cada mirador que me detengo. Cada uno tiene su encanto, su belleza y su historia. Aquí se encuentra cercano el paso fronterizo Cardenal Antonio Samore (Ex Puyehue) que une la Argentina con Chile.
Villa Traful es un lugar de cuentos que se encuentra ingresando 23 kilómetros hasta su centro cívico. Sus casas de madera a la vera del Lago Traful, su Mirador Traful, imponente por su localización estratégica, la vida calma y a paso lento, son condimentos que hacen de esta pujante villa turística un sitio de interés para visitantes que quieran sumergirse en la vida con la naturaleza. Aquí acampé a la vera del Lago donde se practican deportes como la pesca y el kayak. A la mañana siguiente partí para la ciudad de San Carlos de Bariloche.
Bariloche se encuentra en la provincia de Río Negro. El Río Limay separa esta provincia de Neuquén y éste es alimentado por el Lago Nahuel Huapi. Muchas historias se tejen alrededor del lago, una de ellas es la del famoso Nahuelito (una supuesta criatura acuática parecida al Nessie escocés). Por estos días algún turista creyente en estas historias dice haber visto a este famoso personaje nadando por sus aguas. Bariloche tiene una vida social muy vivaz y aquí yacen las mejores fábricas de chocolate de la región cordillerana. El circuito chico y el circuito grande (que une Villa Traful y Villa la Angostura) son recorridos obligados que hay que realizar. Cerro Catedral es una de las pistas de esquí más conocidas internacionalmente que atrae turismo extranjero en invierno. Cerro Otto y Campanario, Puerto Pañuelo son sitios que pude conocer y recomendar en esta ciudad maravillosa. Todos los recorridos de Bariloche costean siempre el inmenso Lago Nahuel Huapi siendo parte del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Puerto Parque Nacional los Arrayanes

PARQUE NACIONAL LOS ARRAYANES
A 70 kilómetros saliendo de Bariloche por ruta asfaltada y en excelentes condiciones se encuentra la ciudad de Villa la Angostura. Posee aproximadamente 10 mil habitantes y se triplica su población en temporada alta (verano e invierno). Su boulevard de dos manos es comercialmente activo. Esta ciudad enclavada en plena Pre Cordillera de los Andes ofrece a los viajeros todo lo necesario para una buena estadía. Aquí se encuentra la Península de Quetrihué donde está el bosque de Arrayanes más grande y único del mundo. También, esta especie denominada científicamente luma apiculata crece de forma aislada en esta región de Argentina y Chile. Nos contaban que se hicieron experimentos en Bélgica con éxito pero no pudiendo lograr bosques con estas características.
Se puede acceder caminando, en bicicleta o bien, navegando las aguas del Nahuel Huapi. Yo realicé la  última opción por una cuestión de tiempo y la verdad no me arrepentí. El recorrido por el parque dura aproximadamente 45 minutos y se ven ejemplares de esta especie de árbol anaranjado que nunca en mi vida había visto. El parque se emplaza en unas 12 hectáreas y puede visitarse en todas las épocas del año. En el recorrido hay una casita de té donde se puede detener a comer o tomar algo. Luego se regresa al Puerto y se vuelve a Villa la Angostura.

Mirador del Lago – Lago Puelo

PARQUE NACIONAL LAGO PUELO
Ya instalado por debajo del Paralelo 42, donde la gasolina es más económica y los paisajes incrementan su belleza, llego a mi destino deseado para vivir algún día: Lago Puelo, en la provincia de Chubut. Es una ciudad-pueblo muy limpia, organizada y tranquila. Su oficina de informes está justo antes de ingresar al Parque Nacional, allí se pueden obtener todas las referencias con una muy buena atención. El entorno es increíble, la vegetación, la Cordillera de los Andes. El Parque Nacional Lago Puelo posee unas 27 mil hectáreas, se puede acampar y darse el lujo de dormir en un mini bosquecito de arrayanes. El recorrido está muy bien señalizado, y la mejor parte es cuando se sube al Mirador del Lago, donde se pueden ver las mejores panorámicas fotográficas.

Parque Nacional Los Alerces Lago Futalaufque

PARQUE NACIONAL LOS ALERCES
Llegué a la ciudad de Esquel y me recibió totalmente renovada. Había tenido la oportunidad de conocerla ocho años atrás. La misma se establece en un valle y está rodeada de montañas, las panorámicas son asombrosas. 270 mil hectáreas de área protegida que pertenecen al Parque Nacional Los Alerces. Hay dos ingresos, uno norte y uno sur. Debido a su vasta superficie, se necesitan varios días para explotar al máximo todas sus travesías. Cascadas, ríos, lagos, flora y fauna autóctona son los principales atractivos. El ingreso norte: recorriendo unos 30 kilómetros desde Esquel por pavimento, se llega al ingreso del Parque, adentrándose en el mismo hay diferentes bajadas al segundo y más impactante Lago en mi ranking personal. El Lago Futalaufquen es de origen glaciario y es un espejo de agua donde las fotografías salen bien siempre, si ves una imagen de éstas del derecho y del revés se ve el mismo paisaje, ya que las montañas se reflejan en sus aguas cristalinas. Aquí se practica la pesca y en verano las aguas, si bien son frías, te permiten darte un baño para refrescarse.
El acceso sur es increíble también. Se accede a 12 kilómetros de la localidad de Trevelin y a 45 kilómetros de Esquel. Aquí hay una presa hidroeléctrica llamada Futaleufú de elaborada de materiales sueltos. Un camino zigzagueante lleva a lo más alto del embalse y te sorprende con vistas que no se pueden olvidar fácilmente. La misma lleva energía hasta Puerto Madryn en la costa argentina. En el camino de ingreso hay accesos al río que desprende de la presa y en verano la gente se baña y comparte momentos muy agradables.
La Patagonia Argentina es extensa en territorio, en vegetación, en fauna. Conocerla define nuevos comienzos, transitar sus rutas de vientos lleva reflexionar. La Patagonia Argentina, sitio al que hay que viajar, aunque sea una vez en la vida.

Publicado en el Nº5 de Magellan

Sobre el autor

Javier Perez

Javier Perez

Mi nombre es Javier Perez, soy Argentino y español, tengo 31 años.
Soy un adicto a los viajes y a la fotografía.
Suelo decir siempre: “la vida es un instante, por eso hay que viajarla”.
Comunicador audiovisual de profesión, soy productor de televisión.
En esta nueva etapa de mi vida intento unir mi profesión con mi pasión: los viajes.
Me pueden encontrar en las redes sociales o ¡viajando por el mundo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies